10.3.15

Entre hombres, de Germán Maggiori.

Título: ENTRE HOMBRES.
Autor: Maggiori, Germán.
Género: Novela. Policial negro.
Editorial: Edhasa.
Año: 2001
Sinopsis:

Si en cada momento de la vida las cosas salieran tal cual lo planeado, es probable que no existiera la literatura. Sin una falla en el plan maestro del destino, ¿qué se podría contar? No obstante, hay cambios y cambios. En esta novela de Germán Maggiori el rumbo se tuerce de manera abrupta y despiadada. Una orgía, que incluye a una alta figura de la política, travestis y prostitutas, termina con varias muertes. Y no precisamente por causas naturales. Hay, para colmo, un registro del hecho, es decir, una cámara oculta; un juez que pretende distraer las huellas y un grupo de policías que hacen lo que haya que hacer, con lo aterrador que puede ser ese leit motiv. El lugar es Buenos Aires, a comienzos del siglo XXI. La corrupción no es una anécdota sino un paradigma natural, y la violencia resuelve los eventuales accidentes. La bondad está ausente con aviso. Parece una historia conocida, pero en manos de German Maggiori esta trama se convierte en una novela negra inolvidable. Desde la primera página uno entiende que está frente a un libro arrollador. Por potencia literaria, por una imaginación desbordante y al mismo tiempo exacta, y porque su escritura no parece narrar un mundo habitual sino directamente construirlo. Lo edifica entre los pliegues y ocultamientos del otro, el que vemos cada día, y el que cada día intuimos que es apenas una fachada de una realidad más oscura y tenaz. Premiada y publicada en 2001, e incomprensiblemente desatendida, Entre hombres es probablemente la mejor novela policial escrita en la Argentina en las últimas décadas. Las razones son tan contundentes como simples: una gran inteligencia narrativa, un total desparpajo político, una prosa que hipnotiza, un ritmo que no da respiro. ¿Qué más se puede pedir?

  Hay un trabajo. Dudan pero los dólares en juego son muchos. Enfiestarse con un empresario, un juez y un senador tiene sus riesgos, no obstante los dos travestis, Marilú y Dalila, y una joven prostituta, Yiyí, aceptan el negocio. Minutos después de que la fiesta empiece, una sobredosis de cocaína mata a Yiyí. Es una escena comprometedora y los poderosos hombres no pueden verse envueltos en semejante e indecente situación. La solución es simple, que no queden testigos. El Tucumano liquida a los dos travestis. Deshacerse de los cuerpos es fácil cuando se los descuartiza y se alimenta a los chanchos con ellos. Pero hay un video que documenta la historia. Ese video debe ser hallado sea como sea.
  La escena que acabo de describir es la que abre la novela de Maggiori. De principio a fin, página tras página nos salpica con todo tipo de fluidos corporales. Historia no apta para estómagos sensibles.
  Jueces, políticos y comisarios corruptos, drogadictos y prostituyentes hacen imposible una justicia absoluta si no es para proteger a uno de ellos.
  "Entre hombres" describe la sociedad argentina de los años 90, es un retrato de época que muestra lo atroz y brutal del mundo de los marginados en los barrios bajos. Probablemente sea por eso que en 2001 fue sacada de las librerías aunque premiada y considerada una obra de culto. El muerto estaba tibio aún.
  Los hechos se van sucediendo y relacionando de a poco, con el cuidado y prevención de los personajes que saben que cualquier movimiento en falso, cualquier error, puede desembocar en el fracaso de la investigación o en la propia muerte.
  Los detalles, los más pequeños actos de cada uno de los personajes cumple una función fundamental y precisa. Pero además, Maggiori pone escenas donde reina el azar y es justamente esto lo que genera el razonamiento paranoico. "Entre hombres" trabaja la paranoia, la lógica del "sálvese quien pueda".
  Si la situamos en época podemos ver que los comportamientos se corresponden a su contexto y cobran más sentido aun. Un mundo criminal, corrompido en todas las esferas sociales, en el que la droga, el delito y la corrupción están presentes. Poniendo la obra en su contexto, que no es distinto a nuestra sociedad actual, la sensación de amenaza y el razonamiento paranoico sale de las páginas para meterse dentro de uno. La verosimilitud de la novela es impecable.
  Respecto al discurso que maneja la obra, desde las primeras páginas podemos leer descripciones crudas con un lenguaje sucio, lleno de localismos. La orgía, las muertes, las pausas descriptivas, todas las escenas son presentadas de manera visceral sin temor a herir susceptibilidades. Maggiori no titubea al escribir sobre cualquier tipo de fluido del cuerpo humano, o cómo son desaparecidos tres cuerpos, trozados y reducidos a carne molida para ser dados de comer a los chanchos.
  Dentro de las cuatro líneas narrativas de la novela nos encontramos con personajes de distinta posición social, con discursos diferentes. Pero no importa a qué estrato social pertenezca el personaje, Maggiori logra una reproducción del habla coloquial perfecta de los insultos, las comparaciones, los refranes y los dichos populares.
  Con aire gauchesco nos brinda una historia que carece de personajes femeninos. A primera vista nos da una imagen de cierta indiferencia hacia la mujer, pero es realmente todo lo contrario. Yiyí es la más digna de todos los personajes, dice Elsa Drucarroff.
  Entre hombres tiene lugares comunes, pero envicia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada